¿Y después de la pandemia?

Nuevos hábitos de compra se manifiestan alrededor del mundo. Considéralo e inspírate.  
 

Desde que la contingencia sanitaria por la COVID 19 se convirtió en una realidad contundente en cada rincón del mundo, todas las industrias enfrentaron retos que pusieron a prueba la creatividad de sus empresarios. 

La moda, por supuesto, fue una de ellas.  

Dentro de esta industria, quien aún dudaba por tener en el comercio electrónico un complemento para la comercialización de su negocio, tuvo que ceder e implementar estrategias de mercadotecnia en el contexto digital así como perfeccionar la distribución de sus productos y seguir al pie de la letra, los requisitos gubernamentales para la apertura de puntos de venta físicos.  

Ante ese contexto, empresarios consolidados, industriales, diseñadores, emprendedores, comercializadores, comités organizadores y todos los que integran la amplia cadena de valor del sector moda trabajaron para la reactivación económica.  

Sin embargo, el cambio también sucedió entre los compradores. A nivel global, diversas investigaciones y estudios por los especialistas, demostraron que los consumidores también demostraron nuevos hábitos de compra tras el confinamiento social:  

Compras más inteligentes (es decir, no realizar una compra por mera satisfacción, sino por necesidad o bien, inversión consciente), adquisición de productos más sustentables y amigables con el medio ambiente, apertura a la compra digital, así como preferencia a aquellas prendas cuyo origen o fabricación demuestran una mayor responsabilidad social.  

Lo anterior se ha acentuado desde marzo de 2020 a la fecha. A más de dos años desde entonces, hoy podemos confirmar que si bien las compras físicas no han desaparecido y que la parte sensorial de la moda se mantiene por todo lo alto, sí nos enfrentamos a un cliente más reflexivo y exigente.  

La pregunta está hecha. Hoy, ¿qué acciones deberás tomar para conectar con ese nuevo comprador?  

Regresar al Blog

ESCRIBIR COMENTARIO