⭐EDICIÓN 81, EVENTO EXCLUSIVO PARA MAYORES DE 18 AÑOS⭐

Prenda histórica

Todos tienen una en su armario: la chamarra.

Prenda exterior de vestir, con mangas y abierta por delante, que llega por debajo de la cadera. Esa es la definición (formal) que otorga la Real Academia Española a la chaqueta.

También conocida como cazadora o chamarra, esta prenda es una de las favoritas del guardarropa desde décadas y décadas atrás tanto para los hombres como para las mujeres.

Sí, en su nombre lleva parte de su historia y -sin temor a equivocarnos- en su forma buena parte de su evolución. Aquí te lo explicamos.

El origen

Aunque se trata de una pieza atemporal, el nacimiento de la chaqueta no necesariamente resulta muy positivo. Se dice que en tiempos de la II Guerra Mundial, los pilotos y militares en general las comenzaron a utilizar forradas de lana y confeccionadas de cuero para garantizar resistencia, así como una temperatura cálida.

Por otro lado, el nacimiento de esta pieza también tuvo diversas variaciones. Incluso en Francia, entre los campesinos se popularizó por su resistencia y posteriormente fue usada en otros contextos, así como materiales (chaqueta, del francés jaquette).

La evolución

La chamarra o chaqueta ha vivido múltiples momentos importantes, vistiendo a personalidades que se convirtieron en iconos de la cultura popular o simplemente apareciendo en el panorama urbano desde los aparadores de diferentes décadas.

¿Quién no recuerda a Elvis Presley o Michael Jackson usándola en sus colores tan representativos?

O quizá la relación de esta prenda de moda entre los motociclistas y el estilo de vida que grita libertad o rebelión.

Sí, la chamarra ha acompañado todo eso y mucho más.

Su peso en el mercado

Hoy en día se le encuentra diseñada y fabricada en un sinfín de materiales; con o sin texturas, hombreras, colores, combinaciones o incluso presentada con variaciones para todas las edades. 

¿En conclusión? Las chaquetas parecen eternas y seguirán presentes para expresar el estilo de las generaciones futuras.

 

Regresar al Blog

ESCRIBIR COMENTARIO