A la vanguardia textil

Con la mira en el futuro.

Miguel Ángel Andreu, conocido en el mundo de la moda como “El Señor Mezclilla”, es un mexicano que hace historia con su visión.

El teléfono no para de sonar. Al otro lado del auricular contesta Miguel Ángel Andreu Marín. Se encuentra en León, Guanajuato, una zona estratégica donde “le queda cerca todo”. Originario de Puebla, ya ha vivido en la Ciudad de México y Monterrey. Es temprano por la mañana. Fluyen nombres de proveedores, empresas y tipos de tela. Pareciera que en su cabeza sucede otro mundo.

Su experiencia le ha permitido que la industria lo conozca y eso le ha dado la oportunidad de conocer a nivel mundial las últimas tecnologías. En breve estará frente al público de Intermoda para ofrecer una conferencia. Con más de 30 años trabajando en la manufactura, su innovación con la mezclilla le ha dado renombre y será una oportunidad para sus proveedores de dar a conocer las últimas tecnologías no sólo en el acabado de mezclilla sino en la confección, el corte, el mejor hilo de costura, las máquinas y las tendencias de consumo. “El consumidor y los fabricantes han ido engarzándose unos con otros y ha surgido la necesidad de tener una prenda más casual pero que además sea cómoda, durable y que no se ensucie fácilmente; todos esos factores son los que ha ayudado a la mezclilla a crecer, no sólo en México sino a nivel internacional”, comentó en entrevista Miguel Ángel Andreu Marín.

Sobre la innovación de la mezclilla, explica que se puede enumerar en tres sentidos: de moda, funcionales y tecnológicas. “Una innovación funcional sería por ejemplo lo que llama Cotton Inc. una especie de repelente al agua o las manchas, entonces no es fácil que se ensucie aunque se tire uno la comida encima o el aceite, entonces eso lo protege; los acabados utravioleta es una especie que el sol no queme la piel, traspasando el tejido; la otra parte son acabados de tecnología, que es una fibra que combate la celulitis; normalmente la mezclilla es de algodón y lo que estamos haciendo es mezclarla con esta fibra para darle las propiedades de protección y de combate a la celulitis”, explica Andreu Marín.

Su visión no termina ahí. El Señor Mezclilla está en la búsqueda de los textiles inteligentes, es decir desarrollar una segunda piel. “La tela siempre hemos dicho que es una segunda piel, pero ahora queremos hacerlo en toda la extensión de la palabra, eso qué significa, que nuestros textiles sienten, actúan y reaccionan al estímulo del medio ambiente”.

Poco a poco está sucediendo. Uno de los ejemplos que citó fue una prenda que avisa al doctor en caso de infarto, mientras aplica un masaje, o desarrollar un textil en el cual se colocan células madre, donde se cultiva el órgano de una persona para luego implementárselo a su cuerpo. “Hacia allá va la industria. Está pasando. Lo más común es hacer con telas refuerzos sobre todo para los meniscos de las rodillas o los cartílagos de la columna que en la gente mayor se desgasta rápidamente; es una práctica muy común en Europa sustituir con textiles en vez de injertos”.

Ahora que comparta su tiempo en Intermoda, su objetivo es dejar en la mente de los confeccionistas la trascendencia y la importancia de este cambio de época, en el que el consumidor está buscando más tecnología. “Nos estamos alejando más de los básicos”, es decir cómo dar el paso al consumidor del Siglo 21 que necesita prendas del Siglo 21 que lo acompañen en sus nuevas necesidades. “No es un trabajo sencillo pero veo que poco a poco la gente se va convenciendo de que estamos en una nueva época y esa tiene unas nuevas necesidades”, concluyó.

Enero 2018

  • 16 Martes
  • 17 Miércoles
  • 18 Jueves
  • 19 Viernes
9 hrs - 20 hrs 9 hrs - 17 hrs