Calcetines felices, pies contentos: El éxito de Happy Socks

 

Durante mucho tiempo hemos tenido una pesadilla recurrente: recibir una caja de regalo, abrirla con emoción, y descubrir entre papel picado y otros acompañamientos, un par de calcetines. No son el recuerdo más feliz que se puede tener de cumpleaños, o en navidad. ¿Pero qué pasa si ese par de piezas tubulares de tela tienen un gran diseño, colores vibrantes, y algo que te haga, pues…sonreir?

 

En eso precisamente pensaron Mikael Söderlindh y Viktor Tell, un par de jóvenes suecos cuando abrieron Happy Socks en 2008, un negocio dedicado a la venta de calcetines, pero no unos blancos con punta reforzada cualquiera, sino piezas especialmente diseñadas para que su portador se sienta bien al vestirlas, y las muestre con gusto debajo del pantalón, como parte de su atuendo diario, haciéndolo sentir especial. Seamos realistas, una persona compra al año aproximadamente 12 pares de calcetines, eso es un negocio redondo al convertirse en parte de la vida diaria de una persona. ¿Pero cuál es el secreto de su éxito? Aquí algunos puntos:

 

 

  • Crear una marca que atraiga a las tiendas; a cualquier negocio le gusta tener un su catálogo piezas que resulten atractivas, tanto para ellos como para el consumidor. Nadie quiere un pedazo de tela descolorida para adornar sus anaqueles.
  • Trabajar con distribuidores locales; gracias a estos socios repartidos alrededor de más de 90 países, los cuales negocian directamente con las tiendas, la empresa pudo ser global.
  • Colaborar con emprendedores; así son los distribuidores con los que Happy Socks prefiere trabajar, en lugar de las empresas establecidas que llevan años en el negocio. De esta manera, todos buscan impulsar las ventas con el mismo ahínco.
  • Reclutar y dar rienda suelta a gente brillante y con mucha energía; de esta manera la empresa impulsa las nuevas ideas, sin culpar a sus socios si llegan a fallar. Esta constante búsqueda de innovación ha beneficiado a la marca.
  • Tener una estructura fuerte y definida; esto ha permitido que los dos fundadores sólo hayan tenido un desacuerdo durante los años de la compañía, conocen sus roles y responsabilidades, y han transmitido esto a toda la organización.
  • No esperar para contratar más personal; es preferible a que una persona se fatigue y termine hartándose. Si estás creciendo, sigue ampliando tu lista de colaboradores.
  • Tomar a la “felicidad” como una de sus métricas más importantes; y esto no es broma, un empleado, un distribuidor o un cliente feliz, contribuyen a que el negocio siga viento en popa. Si existe algún indicio de molestia, Happy Socks toma el tiempo de analizarla para resolverla antes de que crezca y se vuelva un problema.

 

 

Estos son algunos de los puntos que han logrado que Happy Socks haya crecido tanto a lo largo de los últimos años, demostrando que los calcetines y la ropa interior juegan un papel más importante en el ánimo de la gente de lo que muchas veces creemos. Tal vez la próxima vez que regales un par, puedas ver una verdadera sonrisa.

 

Enero 2018

  • 16 Martes
  • 17 Miércoles
  • 18 Jueves
  • 19 Viernes
9 hrs - 20 hrs 9 hrs - 17 hrs